El PP critica la decisión unilateral del PNV-PSE de abandonar el acuerdo sobre las viviendas de Sarrikobaso

El PP critica la decisión unilateral del PNV-PSE de abandonar el acuerdo sobre las viviendas de Sarrikobaso

El Partido Popular de Getxo ha criticado que el PNV-PSE rompan unilateralmente el acuerdo que tenían sobre las viviendas de Sarrikobaso, “tirando por los suelos todo el trabajo realizado durante los últimos 13 años”.

Así, el portavoz popular de Getxo, Eduardo Andrade, ha informado de que el PNV de mutuo propio, y con el apoyo del PSE, ha decidido incluir en la unidad de ejecución de Sarrikobaso una parcela de terreno situada a casi tres kilómetros de la presente. 

“Después de 13 años de conversaciones entre los propietarios de las viviendas situadas en los bloques de Sarrikobaso 7,9,11,17 y 19 y tres años después del acuerdo entre PNV y PP para el desarrollo urbanístico de Algorta, el nuevo rodillo PNV-PSE quiere ahora abandonar y echar por tierra todo el trabajo desarrollado”, ha criticado Andrade.

Así, según ha explicado el portavoz popular, tras estos 13 años de trabajo de los vecinos, y tras la parálisis política que impedía avanzar, en 2016 se consiguió un acuerdo plenario que permitía el desarrollo de esta unidad de ejecución.

“En aquel acuerdo político se acordó entre PP y PNV que en esta zona se dejaría de hacer un aparcamiento de vehículos para pasar a hacerse 64 viviendas, 28 de ellas de VPO, así como locales comerciales y un espacio verde. Se terminaba así por fin con la lamentable situación de muchos de estos edificios que en el centro de Algorta permanecen en una situación muy precaria”, ha declarado Andrade.

En dicho acuerdo, se acordó además la reforma de toda la avenida de Algorta, Mariandresena en su tramo inicial, para hacerla más accesible y cómoda, con la construcción del aparcamiento de Manuel Gainza y la futura peatonalización de la calle Telletxe en su enlace con Amesti.

“Es lamentable que un partido político rompa sus acuerdos firmados de forma unilateral, sin previo aviso, sin justificación ni explicación alguna. Su decisión rompe un sistema de trabajo y relación política que habíamos conseguido implantar en la pasada legislatura y que, a mi entender, consiguió sacar a Getxo de la parálisis urbanística en la que estaba sumida. Así se acordó, además de esta modificación, la de Ormaza, la de Iturribarri, la de Venancios. En definitiva de todas las modificaciones urbanísticas que de hecho solo por la desidia del gobierno no avanzan a la velocidad que debieran”, ha criticado Andrade.

Los populares consideran que la peor parte de esta decisión de ruptura de acuerdo tomada por el rodillo PNV-PSE, se la llevan los vecinos de Algorta, ya que con ella vuelven de nuevo a la casilla de salida de 2016.

“Los vecinos pierden todo el trabajo realizado durante todos estos años y solo porque el PNV decide incluir, porque le viene en gana, una nueva parcela. Nadie ha explicado las ventajas de sumar esta parcela a esta unidad. Al contrario, quedan muchas respuestas por responder. Como por qué no se unió esta parcela a la unidad de Ormaza, o se une ahora, o por qué no se unió a la unidad de Venancios o por qué no se deja esta parcela para cuando se reforme todo el Plan General De Getxo”, ha declarado Andrade.

El portavoz ha recordado que ahora tocaba aprobar la modificación puntual, para luego presentar un proyecto de derribo de construcción. Tras ello, se inician las obras, se espera a que se terminen…de forma que hasta casi dentro de dos años no estaría las VPOS listas.

“Con esta nueva incorporación, habría que esperar a la legislatura que viene para llegar al momento que hoy nos encontramos. De este modo, si e PNV-PSe siguen adelante con su decisión desde el PP votaremos NO, recayendo la responsabilidad de lo que acuerden sobre ellos”, ha declarado el popular.

Como alternativa, el portavoz popular ha propuesto, tal y como han solicitado los propietarios de las parcelas afectadas, que en lugar de tomar una decisión tan dura, dejen el asunto sobre la mesa y permitan a las partes propietarias dialogar e intentar llegar a algún tipo de acuerdo con el Ayuntamiento. De este modo el asunto podría retrasarse unos meses en lugar de otros tres años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *